En China, desde el extremo oriental de la Gran Muralla se extienden 14.000 kilómetros de costa y más de 7.000 años de historia. Este es un lugar de grandes contrastes: futuristas ciudades modernas junto a aldeas tradicionales cubiertas de paja y algas, las antiguas terrazas de té y los humedales donde exraños animales silvestres todavía sobreviven.

Aquí delfines blancos, grullas de corona roja, víboras mortales, esturiones gigantes y monos que blanden sables luchan por la supervivencia compitiendo contra millones de personas, la contaminación generalizada y la pesca excesiva. La manera cómo China gestiona este tipo de conflictivas presiones es una lección para todos nosotros

0 Comentarios

Dejá tu Comentario

  • Gravatar

    Tu NombreApril 22, 2010